Estamos aprendiendo que hay cicatrices que no se ven.
Blog
#09

#ESTAMOSAPRENDIENDO
QUE HAY CICATRICES
QUE NO SE VEN

La violencia física en niñas, niños y adolescentes puede dejar cicatrices emocionales profundas, que los pueden llevar a desarrollar diversos problemas de salud mental. Este tipo de violencia tiene impactos gravísimos y deja muchos daños, algunos irreversibles, que se pueden reflejar incluso en etapas posteriores de la vida.

A continuación, te presentamos la colaboración de la Dra Luciana Ramos Lira del Instituto Nacional de Psiquiatría con su artículo, titulado “Las cicatrices que no se ven, marcas y daños psicológicos de la violencia física contra niñas, niños y adolescentes”:

La violencia física en la infancia y adolescencia puede definirse como el uso intencional de la fuerza física contra un niño, niña o adolescente que resulta en, o tiene una alta probabilidad de causar, daño a la salud, la supervivencia, el desarrollo o la dignidad del niño. Esta incluye, golpear, patear, sacudir, morder, estrangular, escaldar, quemar, envenenar y sofocar. Desafortunadamente, mucha de esta violencia se ejerce en el hogar y se utiliza como método de castigo.

Cada dos días muere un niño, niña o adolescente a manos de sus familiares, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Padres, madres y padrastros son los principales agresores en 8 de cada 10 de los homicidios de niños y niñas entre 0 y 14 años.

Además de sus secuelas físicas, esta violencia se asocia con un alto riesgo de desarrollar diversos problemas de salud mental, algunos muy graves, que no solamente pueden evidenciarse cuando ocurren los maltratos en la propia niñez, sino que llegan a manifestarse en la juventud o adultez.

Los problemas infantiles de salud mental más comunes relacionados a esta violencia son los trastornos del apego, problemas de comportamiento (incluidos el comportamiento agresivo y el antisocial), estrés postraumático, y trastornos del estado de ánimo (depresión, ansiedad, comportamiento retraído). Niños y niñas maltratados pueden tener dificultades para autorregular su comportamiento, lo que puede llevarlos a participar en conductas de riesgo para la salud más adelante en la vida.

Muchos de estos síntomas pueden perdurar durante mucho tiempo después de la experiencia de victimización, lo que indica que los efectos de esta violencia pueden ser duraderos. El haber experimentado violencia física en la infancia aumenta la probabilidad de informar de más enfermedades diagnosticadas y síntomas físicos en la adultez, incluyendo síndromes caracterizados por dolor y discapacidad en ausencia de anomalías físicas o de laboratorio, como síndromes de dolor crónico, dolores de cabeza, fibromialgia y síndrome del intestino irritable. Asimismo, incrementa el riesgo de uso de drogas, intentos de suicidio, infecciones de transmisión sexual y conductas sexuales de riesgo.

La combinación de múltiples tipos de maltrato se asocia con un aumento de los problemas de salud mental. Cabe recordar en este sentido que los sucesos traumáticos que ocurren en etapas tempranas de la vida, en periodos críticos del neurodesarrollo, pueden incrementar esta vulnerabilidad. Asimismo, cuando la violencia implica sucesos múltiples, crónicos, de larga duración, repetidos y anticipados, puede generar alteraciones profundas de la personalidad, tales como el trastorno disociativo de la personalidad y el estrés postraumático complejo.

También cabe enfatizar en que ser víctima de maltrato físico infantil puede aumentar el riesgo de ser víctima y/o de ser perpetrador de violencia en las relaciones de pareja, y que los antecedentes de este tipo de violencia, junto con los de abuso sexual en la niñez, son muy elevados en poblaciones carcelarias y todavía mayor en reincidentes.

Es evidente que esta violencia tiene impactos gravísimos y deja muchos daños, algunos irreversibles; por ello se requiere darle la misma atención que se le da otros problemas de salud pública en términos de recursos invertidos en monitoreo, prevención y tratamiento.

Si te interesa conocer más del tema, puedes consultar los siguientes documentos que recomienda la Dra. Luciana Ramos Lira:

  1. López-Soler, C., Castro, M., Daset, L. R., Alcántara, M., Fernández, V., Prieto, M., & Puerto, J. C. (2008). Consecuencias del maltrato grave intrafamiliar en la infancia: conceptualización y diagnóstico de las reacciones postraumáticas complejas. Ciencias Psicológicas, 2(2), 103-118.

  2. Organización Mundial de la Salud. (2009). Prevención del maltrato infantil: Qué hacer, y cómo obtener evidencias.

  3. Ramos L, López IB. (2010). Guía clínica para personas con problemas potenciales psíquicos o psico- sociales. (Violencia). Ed.Shoshana Berenzon, Jesús del Bosque, Javier Alfaro, Ma. Elena Medina-Mora. México: Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente. (Serie: Guías Clínicas para la Atención de Trastornos Mentales).

  4. Villatoro, J.; Quiroz, N.; Gutiérrez ML., Díaz, M. y Amador, N. (2006). ¿Cómo educamos a nuestros/as hijos/as? Encuesta de Maltrato Infantil y Factores Asociados 2006. Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES). Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (INPRFM). México, D. F.

Bibliografía:

Gardner, M. J., Thomas, H. J., & Erskine, H. E. (2019). The association between five forms of child maltreatment and depressive and anxiety disorders: A systematic review and meta-analysis. Child abuse & neglect, 96, 104082.

Leeb, R. T., Lewis, T., & Zolotor, A. J. (2011). A review of physical and mental health consequences of child abuse and neglect and implications for practice. American Journal of Lifestyle Medicine, 5(5), 454-468.

McKinney, C. M., Caetano, R., Ramisetty-Mikler, S., & Nelson, S. (2009). Childhood family violence and perpetration and victimization of intimate partner violence: Findings from a national population-based study of couples. Annals of epidemiology, 19(1), 25-32.

Norman, R. E., Byambaa, M., De, R., Butchart, A., Scott, J., & Vos, T. (2012). The long-term health consequences of child physical abuse, emotional abuse, and neglect: a systematic review and meta-analysis. PLoS medicine, 9(11).

OECD (2019). Changing the Odds for Vulnerable Children [Internet]. 2019. Disponible en: https://www.oecd-ilibrary.org/content/publication/a2e8796c-en

Organización Mundial de la Salud. (2009). Prevención del maltrato infantil: Qué hacer, y cómo obtener evidencias.

Ramos L, López IB. (2010). Guía clínica para personas con problemas potenciales psíquicos o psico- sociales. (Violencia). Ed.Shoshana Berenzon, Jesús del Bosque, Javier Alfaro, Ma. Elena Medina-Mora. México: Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente. (Serie: Guías Clínicas para la Atención de Trastornos Mentales).

Scott, J. G., Ross, C. A., Dorahy, M. J., Read, J., & Schäfer, I. (2019). Childhood trauma in psychotic and dissociative disorders. Psychosis, Trauma and Dissociation: Evolving Perspectives on Severe Psychopathology, 143.

Springer, K. W., Sheridan, J., Kuo, D., & Carnes, M. (2007). Long-term physical and mental health consequences of childhood physical abuse: Results from a large population-based sample of men and women. Child abuse & neglect, 31(5), 517-530.

Teicher, M. H., & Samson, J. A. (2016). Annual Research Review: Enduring neurobiological effects of childhood abuse and neglect. Journal Of Child Psychology & Psychiatry, 57(3), 241-266. doi:10.1111/jcpp.12507

Villatoro, J.; Quiroz, N.; Gutiérrez ML., Díaz, M. y Amador, N. (2006). ¿Cómo educamos a nuestros/as hijos/as? Encuesta de Maltrato Infantil y Factores Asociados 2006. Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES). Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (INPRFM).México, D. F.

World Health Organization, Global status report on violence prevention 2014. Disponible en: http://www.who.int/violence_injury_prevention/violence/status_report/2014/en/

¿Necesitas hablar de todo lo que estás sintiendo?

#AlumbraContigo

Llama a nuestra Línea de Apoyo Psicológico (55) 8854 - 6653 o ingresa a nuestro Chat en tiempo real; nuestro servicio es SIN COSTO y para todo el país.

Horario de Atención de Lunes a Viernes de 8 AM a 8 PM.

¡¡Podemos ayudarte!!